“Dermatofitosis de los pies”

Autor:  Pdga. Silvina Formoso
Universidad de Buenos Aires.
Escuela de Podología. Facultad de Medicina

Las dermatofitosis o tiñas o pie de atleta son micosis superficiales producidas por hongos llamados genéricamente dermatofitos. Pertenecen a tres géneros Trichophyton, Epidermophyton y Microsporum.

Los agentes causales del pie de atleta son dermatofitos antropófilos tales como el Trichopyton rubrum, Trichophyton mentagrophytes var interdigitale y Epidermophyton floccosum. Estos hongos poseen queratinasas que hidrolizan la queratina de la piel y sus anexos  y lo utilizan como fuente alimenticia.
Poseen la capacidad  de estimular una respuesta inmune generando un proceso inflamatorio. La dermatofitosis es mas frecuente en los varones que en las mujeres, se inicia en la pubertad y aumenta con los años. Las personas obesas, con hiperhidrosis, enfermedades crónicas como la artritis reumatoidea, espacios interdigitales muy cerrados, dedos supraductos, infraductos, en garra; fomentan la maceración que es la puerta de entrada para los dermatofitos.

remedio

Favorece el desarrollo de estas micosis el calor, la humedad, los microtraumatismos, el roce continuo, el calzado cerrado, la edad, el sexo, la profesión, la inmunidad mediada por células y la genética. El contagio es interhumano, contacto de piel con piel o por fomites contaminados, estos últimos son los más peligrosos y se encuentran en colegios, asilos, centros deportivos, duchas, saunas, piscinas, pisos húmedos, etc.

El pie de atleta, suele iniciarse como una lesión descamativa en el 3° ó 4° espacio interdigital de los pies. Luego se desprende la capa córnea en la parte más profunda del pliegue, originando una grieta con un colgajo de epidermis; el fondo de la grieta es rosado y pueden existir lesiones semejantes en los surcos digitoplantares. Estas lesiones son asintomáticas o pueden producir prurito.
La presencia de exudados y detritus celulares son parte fundamental del diagnóstico. No obstante el cuadro puede ser sustancialmente modificado y agudizado por irritantes primarios o alérgenos tópicos automedicados por el paciente para aliviar la dermatosis.

En las formas crónicas, habitualmente ocasionadas por el Trichophyton rubrum, las micosis se extiende hacia las plantas, donde la piel se torna hiperqueratósica y escamosa. Compromete los bordes laterales de los pies, respetando habitualmente el dorso. Produce escaso prurito o es totalmente asintomático. El proceso puede durar años y es común el compromiso simultáneo de las uñas, también llamada en mocasín.

Las dermatosis agudas de los pies ocasionan prurito acentuado, formación de vesículas, pústulas y ampollas que en ocasiones imposibilitan la marcha. Se acompañan de tumefacción de los ganglios inguinales y pueden abrir puertas de entrada a infecciones bacterianas secundarias.

El objetivo primordial para evitar el pie de atleta es prevenir la fricción y roce constante, evitar la transpiración y maceración de los pliegues interdigitales, buena higiene y diaria, buen secado, usar medias de algodón, calzado que permita la ventilación y el movimiento de los dedos.

Los tratamientos son tópicos de uso local, que se presentan en forma de crema, polvo, o loción tiene que ser astringente, favorecer la epitelización, proteger contra la hiperhidrosis, y principalmente ser fungicida. La dermatofitosis de los pies  en su forma inicial puede ser fácilmente controlada en pocos días.

La dermatofitosis de los pies no es resistente es fácil de desalojar, si no se logra es culpa del paciente que sigue manteniendo las causas de alojo.

BIBLIOGRAFIA:
Orientación dermatológica en medicina interna: Woscoff, kaminisky. 2° edición
Compendio de dermatología: Darier J. Civatte, A., Tzanck, A. Ed. Salvat 1953
The bacteriology of some cases of intertrigo.: Smith, M.A. and Waterworth, P.M. Br. J.Derm.1962

Escuela de Podología UBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *